Por la liberación inmediata de Hajar Raisuni y para que las mujeres puedan decidir qué hacer con su cuerpo

Por la liberación inmediata de Hajar Raisuni y para que las mujeres puedan decidir qué hacer con su cuerpo

Tras la detención abusiva en la que permanece Hajar Raisuni junto a los que la acompañaron el sábado 31 de agosto 2019 en el barrio Agdal de Rabat y tras su presentación ante el juez en situación de detención el lunes 2 de septiembre 2019 acusadxs de corrupción, de aborto ilegal y de complicidad en la realización del aborto: fueron encarceladxs mientras que su juicio fue pospuesto al 9 de septiembre del 2019. Hemos estado siguiendo este caso y sus consecuencias a nivel mediático y a nivel jurídico,el cual anuncia una regresión de los derechos humanos así como los derechos humanos de la mujer. Esto supone una ofensiva feroz en contra de los logros por los que tanto han luchado los movimientos feminista y humanitario en Marruecos.

Las redes junto a las asociaciones y activistas firmantes de este comunicado, declaramos que:

1. Las violaciones de la ley y de los derechos humanos que implica esta detención flagrante que nada tiene que ver con el Marruecos del siglo XXI al cual aspiramos: un Marruecos de derecho, un Marruecos de modernidad, democracia, seguridad, libertad e igualdad como estipula el primer apartado del documento constitucional. Esta detención arbitraria no sólo asola las libertades y derechos básicos que figuran en la segunda parte de la Constitución como: la igualdad y la paridad entre hombres y mujeres, así como el derecho a la no puesta en compromiso de la integridad física y moral, el derecho a la vida privada y el derecho a la no vulneración de manera secreta de la privacidad en las comunicaciones (artículos 19 al 25). No obstante esta detención merma profundamente las reivindicaciones feministas y entierra las iniciativas desarrolladas por algunas instituciones constitucionales en estos temáticas tales como el Consejo Nacional de Derechos Humanos y el Consejo Económico, Social y Medioambiental.

 

2. La igualdad entre mujeres y hombres, las libertades individuales (sobre todo las relacionadas con el derecho de la mujer a apropiarse de su cuerpo y su libertad para hacer con él lo que quiera) y la edificación de un Estado y de una sociedad democráticos y modernos ya no sean una lucha que sólo incumba solo a unxs marroquís, ya que son una lucha de todxs nosotrxs, cualesquiera que sean nuestras creencias ideológicas. Toda dispersión a nivel jurídico y a la hora de tomar medidas que atañen la protección de los derechos individuales y colectivos, de igualdad y paridad entre hombres y mujeres, será en detrimento de las mujeres, siendo estas las primeras víctimas potenciales.
3. Las regresiones en lo relacionado con la libertad de expresión y con el derecho a discrepar, a través de la imposición de una perspectiva policial hacia los asuntos de opinión son peligrosas. Tenemos la sensación de una vuelta a los “años de plomo” con las inculpaciones arbitrarias y la persecución de los que tienen diferentes opiniones dañando su reputación o difamándoles. Por un lado, alertamos al Estado del peligro que corre el pueblo por la aplicación de mecanismos securitarios y la opresión de sus libertades y derechos. Por otro, invitamos a todas las asociaciones feministas, de derechos humanos y asociaciones de desarrollo democrático y a todas las fuerzas vivas que tienen el celo por un Estado de derecho, y una sociedad moderna y democrática para que afronten este episodio de represión, que está viviendo nuestro país, con métodos pacíficos y civilizados.

Condenamos firmemente la detención de la periodista Hajar Raissuni y los que la acompañan. También rechazamos la manera con que tuvo lugar la detención y la filtración del informe médico, lo cual es de considerar como un golpe visceral al principio de secreto profesional y como una vulneración peligrosa del derecho de protección de la vida íntima de las personas y de la libertad personal de los individuos el cual garantiza el artículo 446 del código penal marroquí y la ley 453 relativa a la protección de datos personales y de la vida privada. También condenamos y rechazamos el contenido del comunicado de la Fiscalía General el cual ilustra y explica dichas infracciones.

Declaramos a la opinión pública nacional nuestras reivindicaciones:

1. La liberación inmediata de Hajar Raissouni los que la acompañan.

2. Adecuar la legislación nacional a los acuerdos y tratados internacionales.

3. El Gobierno y el Parlamento tienen que cumplir con sus obligaciones y sus compromisos promulgando leyes penales justas para las mujeres. Que dichas leyes las protejan de la discriminación y de la violencia, que despenalicen el aborto; que garanticen a las mujeres el derecho a interrumpir voluntariamente un embarazo, el derecho absoluto de poder gobernar su cuerpo y el respeto del derecho a establecer una relación consensual entre dos personas adultas sin la intromisión de la ley ni de la sociedad en observar este derecho.

Las redes, asociaciones y actores firmantes en esta declaración.

La red Anawanti:

 

actoras-copiaamdfcalalaLOGO_SUDS_web_web-043mains_solidairesormusasurttamaiaupwcCDM