QUÈ HACEMOS?

Trabajamos codo a codo con organizaciones sociales, sobre todo feministas, tanto del Sur como del Norte, para hacer frente a los mismos problemas globales pero desde estrategias locales propias de cada contexto.

Desde la radicalidad democrática, la conciencia crítica y la solidaridad activa nos coordinamos con redes y plataformas para promover actividades de educación y comunicación por la transformación. También hacemos tareas de investigación, de análisis y de incidencia política. Defendemos la movilización social, la desobediencia civil y la acción directa no-violenta como estrategias legítimas de resistencia, de lucha y protesta para combatir el sistema capitalista y lograr un modelo de justicia global.

 


NUESTRAS LÍNEAS DE ACCIÓN SON:

  • Feminismos, derechos de las mujeres y nuevos modelos de relaciones entre las personasDesde los feminismos diversos, periféricos, no hegemónicos, que nos aportan saberes de diferentes procedencias, reivindicamos un modelo alternativo de relaciones sociales, económicas, políticas y culturales que ponga en el centro de sus objetivos la sostenibilidad del planeta, la vida de las personas y los derechos de las mujeres.

Desde SUDS actuamos para eliminar las desigualdades y discriminaciones por razones de género, en todos los ámbitos donde se expresan: política, economía, sociedad, cultura, sexualidad… También en el material y el simbólico, en el colectivo y el personal, a nivel local y global. Todas estas áreas están determinadas por relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres, que provocan formas diversas de discriminación en función del sustrato cultural donde se producen.

En la medida que estas desigualdades se inscriben en el marco del sistema patriarcal global, desde SUDS entendemos que tenemos que contribuir a elaborar respuestas colectivas y sinergias entre experiencias y luchas de todo el mundo para contribuir a un movimiento feminista interconectado, horizontal, descolonizado y plural.

Además, entendemos que también es importante cuestionar la dicotomía “masculino -femenino”, y dar cabida a las diversas identidades de género y a su defensa.

  • Incidencia política y denuncia social.

La lucha contra las desigualdades y la denuncia de la vulneración de los derechos humanos no son luchas de sólo una parte del mundo sino que nos afectan a todas las personas. Por eso hay que compartir estrategias entre organizaciones de los países del Sur y del Norte desde una solidaridad mutua

Defendemos el territorio ante los megaproyectos que imponen las empresas transnacionales. Nos oponemos a los tratados internacionales de libre comercio que liberalizan bienes y servicios con el objetivo de favorecer intereses empresariales.

Luchamos contra las violencias hacia las mujeres en clave feminista. Apoyamos a la población palestina para acabar con la ocupación, exigir a Israel que respete la legalidad internacional y que garantice el regreso de las refugiadas, para lograr así una paz justa en Palestina.
Para construir un mundo con justicia social hace falta el compromiso de muchas personas, organizaciones, movimientos, de sus aportaciones, sus resistencias y sus denuncias. Nos sentimos corresponsables de sumar el máximo número de esfuerzos para lograr el cambio social y contribuir a una ciudadanía crítica.

 

  • Derechos colectivos y bienes comunes

Acompañamos los procesos de lucha y resistencia que se han generado alrededor del reconocimiento y defensa de los derechos colectivos, sobre todo aquellos centrados en la defensa del territorio y del medio ambiente.

Participamos del heterogéneo diálogo de saberes entre diferentes actores (movimientos indígenas y campesinos, movimientos socioambientals, feministas, ONG, académicos y otros colectivos y movimientos sociales urbanos y rurales), que ponen en discusión los actuales modelos de desarrollo y construyen alternativas que revaloricen conceptos como soberanía alimentaria, ecofeminismo, decolonialismo, decrecimiento, justicia ambiental o «buen vivir»
Por eso:

  1. Defendemos los bienes comunes fundamentales de la humanidad (agua, tierra, semillas, recursos naturales….), y nos oponemos a su mercantilización y privatización.
  2. Proponemos alternativas al extractivismo y, en este sentido, como estrategia ante las nuevas y peligrosas formas de dependencia, neocolonialismo y dominación que genera la extracción de recursos naturales no renovables, planteamos la necesidad de elaborar modelos de transición social, ambiental y económica en aquellos países primarios exportadores.
  3. Denunciamos la especulación financiera con los productos alimenticios y la compra masiva de tierras por parte de grandes corporaciones trasnacionales, y proponemos extrapolar las experiencias de éxito en el campo de la economía social, comunitaria y solidaria.
  4. Apostamos decididamente por el ecofeminismo como el encuentro entre la mirada ecologista y feminista que propugna la conservación de una vida digna compatible con la naturaleza. El ecofeminismo critica el paradigma de crecimiento económico y acumulación porque son las principales causas de vulneración de los cuerpos y los territorios.
  5. Entendemos que conceptos como el “buen vivir” (Sumak Kawsay, Suma qamaña) pasan por aceptar las limitaciones físicas de los ecosistemas y el carácter finito de los recursos naturales y apostamos a la vez por un cambio estructural y social que se encamine hacia un menor consumo/producción (responsable y de mejor calidad) y un decrecimiento de la huella ecológica.
  • Comunicación para la transformación socialEn SUDS reivindicamos el derecho a la información y la comunicación como derechos básicos de la justicia social. Reconocemos la responsabilidad que tanto los poderes públicos como las organizaciones sociales tenemos a la hora de garantizar este derecho imprescindible para la creación de una sociedad radicalmente democrática, crítica, activa y transformadora.En base a esto consideramos fundamentales los siguientes ejes de trabajo:
  • La comunicación para la transformación social es uno de los elementos estratégicos que atraviesa cada una de nuestras acciones políticas. Rehuimos el uso instrumental y al servicio de la promoción o la mercantilización, y apostamos por una comunicación que favorezca la cohesión interna de nuestra organización, horizontal y asamblearia.
  • Por otro lado, los medios en tanto que agentes socializadores, reproductores de estereotipos, significados y discursos, tienen una importancia capital a la hora de crear conocimiento, modelos y relatos sociales de dominación y conformar la opinión pública de la ciudadanía. Es por eso que desde SUDS proponemos el análisis crítico del discurso con el objetivo de reaccionar y provocar cambios en los relatos de los massmedia. Lo que pretendemos es, sobre todo, incidir en los medios para que presenten una realidad social diversa y no discriminatoria, donde las mujeres sean sujetas protagonistas sin caer en estereotipos o imágenes.
  • Apoyamos proyectos comunicativos orientados a dar visibilidad a los colectivos a los cuales se los niega reiteradamente el acceso a la prensa; proyectos promovidos por movimientos sociales que utilizan un lenguaje no sexista ni androcéntrico, libres de intereses empresariales o partidistas, que cuestionan el poder y que forman parte de redes que plantean modelos de comunicación alternativos.
  • También acompañamos los procesos de las comunidades, organizaciones, movimientos sociales y medios alternativos allá donde trabajamos, y hacemos de altavoces de sus luchas y resistencias frente a las opresiones de todo tipo. SUDS hace todo este trabajo con la vocación de diseñar estrategias compartidas, teniendo en cuenta valores de solidaridad, reciprocidad y corresponsabilidad.

 


 

¿COMO LO HACEMOS?

  • Cooperación Internacional
  • Movilización Ciudadana
  • Trabajo en red
  • Comunicación para la transformación social
  • Incidencia política
  • Investigación-Acción
  • Economía social y cooperativa y consumo responsable

 

ÀREAS GEOGRAFICAS:

 

  • América Central y Caribe: Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua
  • Zona Andina: Bolivia, Perú
  • Palestina
  • Magreb: Marruecos y Túnez
  • Catalunya
  • Estado español